Sermón Proceso de Fornicación Cosecha parte 2 (apuntes)

07/10/2016

Sermón Proceso de Fornicación Cosecha parte 2

Proceso de Fornicación Cosecha rameraTema: Sermón Proceso de Fornicación Cosecha parte 2
Por David Cox

Prov 7:5 Para que te guarden de la mujer ajena, Y de la extraña que ablanda sus palabras. Prov 7:6 Porque mirando yo por la ventana de mi casa, Por mi celosía, Prov 7:7 Vi entre los simples, Consideré entre los jóvenes, A un joven falto de entendimiento, Prov 7:8 El cual pasaba por la calle, junto a la esquina, E iba camino a la casa de ella, Prov 7:9 A la tarde del día, cuando ya oscurecía, En la oscuridad y tinieblas de la noche.

De nuevo el Predicador indica que es por palabras suaves y engañosas que atrapa a los hombres. No crees lo que las mujeres te dicen cuando tratan de convencerte a entrar con ellas. Una mujer cristiana, recta, buena, hasta que poca cosa tiene de decir a hombres ajenos. La mala quiere agarrar a tu atención.

Prov 7:10 Cuando he aquí, una mujer le sale al encuentro, Con atavío de ramera y astuta de corazón. Prov 7:11 Alborotadora y rencillosa, Sus pies no pueden estar en casa; Prov 7:12 Unas veces está en la calle, otras veces en las plazas, Acechando por todas las esquinas. Prov 7:13 Se asió de él, y le besó. Con semblante descarado le dijo: Prov 7:14 Sacrificios de paz había prometido, Hoy he pagado mis votos; Prov 7:15 Por tanto, he salido a encontrarte, Buscando diligentemente tu rostro, y te he hallado. Prov 7:16 He adornado mi cama con colchas Recamadas con cordoncillo de Egipto; Prov 7:17 He perfumado mi cámara Con mirra, áloes y canela. Prov 7:18 Ven, embriaguémonos de amores hasta la mañana; Alegrémonos en amores. Prov 7:19 Porque el marido no está en casa; Se ha ido a un largo viaje. Prov 7:20 La bolsa de dinero llevó en su mano; El día señalado volverá a su casa. Prov 7:21 Lo rindió con la suavidad de sus muchas palabras, Le obligó con la zalamería de sus labios. Prov 7:22 Al punto se marchó tras ella, Como va el buey al degolladero, Y como el necio a las prisiones para ser castigado; Prov 7:23 Como el ave que se apresura a la red, Y no sabe que es contra su vida, Hasta que la saeta traspasa su corazón. Prov 7:24 Ahora pues, hijos, oídme, Y estad atentos a las razones de mi boca. Prov 7:25 No se aparte tu corazón a sus caminos; No yerres en sus veredas. Prov 7:26 Porque a muchos ha hecho caer heridos, Y aun los más fuertes han sido muertos por ella. Prov 7:27 Camino al Seol es su casa, Que conduce a las cámaras de la muerte.

7:21 “lo rindió con la suavidad de sus muchas palabras” – Hay un espíritu en algunos jóvenes de seguir atrás el dios del sexo y vagar del Dios verdadero. Dios es el centro de tu vida. Pero el opuesto es verdad. Lo que está en el centro de tu vida es tu dios. Cuando los jóvenes hacen el enfoque de su vida el sexo, o el pensar en ello y codiciar mujeres, esto es su dios.

7:21 “le obligó” – de doblar afuera del camino, de empujar afuera del camino.

La lucha para la pureza sexual no es sin importancia, o aislado de los demás tu vida espiritual. Lo que haces en esto destruye o te proteja.

Hay un “atavío” de una mujer tratando su cuerpo para sexo. Este atavío revela su figura y forma. Una buena cristiana esconde su figura y forma para que otros hombres no caigan tras ellas. Además esta ramera es una persona que llama la atención a sí misma, y esto es por hacer un escándelo donde ella es en el centro de atención.

fam25-cox-no-seas-fornicario

Ve mi folleto, fam25 ¡No seas fornicario!

Ve mi folleto, fam25 ¡No seas fornicario!

Fíjate que ella hace mentiras al momento para convencer al joven. Ella declara que su relación con su esposo es una cosa que no va a estorbar teniendo sexo con este joven. O sea, pinta que su esposo está afuera de consideración, ya se fue. Habla realmente de robar la sexualidad de ella que debe ser reservado para su esposo. Probablemente ni tuviera esposo. Esto no es realmente el punto, que ella tuviera esposo. El punto es que de tener sexo con ella es cosa prohibida, cosa robada. Siempre lo prohibido es más dulce que lo derecho. Pero de nuevo, por su apariencia y palabras, y no por lógica y los principios de la Biblia, ella vencer el alma de este joven.

Prov 6:24 Para que te guarden de la mala mujer, De la blandura de la lengua de la mujer extraña. Prov 6:25 No codicies su hermosura en tu corazón, Ni ella te prenda con sus ojos; Prov 6:26 Porque a causa de la mujer ramera el hombre es reducido a un bocado de pan; Y la mujer caza la preciosa alma del varón. Prov 6:27 ¿Tomará el hombre fuego en su seno Sin que sus vestidos ardan? Prov 6:28 ¿Andará el hombre sobre brasas Sin que sus pies se quemen? Prov 6:29 Así es el que se llega a la mujer de su prójimo; No quedará impune ninguno que la tocare. Prov 6:30 No tienen en poco al ladrón si hurta Para saciar su apetito cuando tiene hambre; Prov 6:31 Pero si es sorprendido, pagará siete veces; Entregará todo el haber de su casa. Prov 6:32 Mas el que comete adulterio es falto de entendimiento; Corrompe su alma el que tal hace. Prov 6:33 Heridas y vergüenza hallará, Y su afrenta nunca será borrada. Prov 6:34 Porque los celos son el furor del hombre, Y no perdonará en el día de la venganza. Prov 6:35 No aceptará ningún rescate, Ni querrá perdonar, aunque multipliques los dones.

De nuevo vemos dos avenidas principales que usa la ramera a atrapar a los jóvenes, sus palabras y su físico. A fin de cuenta, es tu alma lo que estás entregando a ella. Es tu futuro espiritual, y es algo que “pierdes” para no regresar a tener. Nada de esto puedes hacer sin que hay consecuencias graves en tu propia vida y en tu matrimonio.

Prov 22:14 Fosa profunda es la boca de la mujer extraña; Aquel contra el cual Jehová estuviere airado caerá en ella.

Es una fortuna espiritual de evitar todo esto dice Dios.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados.