Cómo enseñar religión parte 2

(1) La Preparación del maestro. (2) El Maestro y su Biblia. (3) El conocimiento de la pedagogía. (4) El maestro como estudiante.

“Cómo enseñar religión” C1 p2 por George Herbert Betts (1926). Esto es una traducción de partes de libro complete. Esta sección es de Capítulo 1 (segunda parte), “El Maestro mismo”. (Betts, 1868-1934, era Metodista)

La preparación del maestro.

Nuestro conocimiento y dominio de la materia siempre será más amplia que lo que actualmente podamos presentar. Tiene que ser más profundo y nuestro entendimiento más completo que se puede ser alcanzado por nuestros estudiantes. Porque solamente así nos dará la perspectiva mental del maestro. Solamente así podamos capacitar nuestros pensamientos para mover con certeza y agilidad en el área de nuestra instrucción. Solamente así podamos ganar la confianza y respeto de nuestros estudiantes, quienes que no tienen sus mentes ya enseñados, pero tienen un sentido agudo de la habilidad o debilidad de su maestro…. El trabajo de instrucción en la escuela dominical es infinitamente más difícil que en una escuela normal. Religión y morales son más difíciles de enseñar que matemáticas y geografía.… Las clases vienen solamente una vez a la semana, y el tiempo para instrucción es insuficiente. Los estudiantes no se preparen sus clases, y entonces llegan a la escuela dominical faltando la preparación mental esencial para recibir eficazmente la instrucción… El maestro tiene que recordar que está tratando con un tiempo de sembrar semillas, en que la cosecha tiene que ver con los frutos de su carácter y su destino. Con esto en mente, tiene que justificarse a Dios si se para delante de su clase como maestro con haber hecho suficiente tiempo y esfuerza para ser completamente preparado.

El maestro y su Biblia.

El maestro tiene que conocer su Biblia… Para dominar la Biblia, uno tiene que tener un trasfondo de conocimientos de la vida e historia de los tiempos. Tiene que entrar en el espíritu y genio de la nación hebrea, conocer sus esperanzas, sus problemas políticos y económicos, y entender sus tragedias y sufrimientos. Tiene que saber el ambiente histórico y social del pueblo judío, las naciones y civilizaciones que les rodeaban, las costumbres, las modas de vivir, y la línea de pensamiento de las razas contemporáneas. Nada de esto se puede aprender directamente de la Biblia. Uno tiene que utilizar varias ayudas y comentarios disponibles a estudiantes de la Biblia. Las religiones del antiguo Egipto, Asiria, Babilonia, Grecia, y Roma deben ser objetos de estudio. Las literaturas antiguas deben ser investigado para usar todos los medios para ganarse un buen entendimiento del ambiente social de lo cual se trató la religión cristiana. El conocimiento de los niños. Es la obligación del maestro de entender como el niño piensa…. ¿Cómo llega a entender al niño?… La primera calidad de un gran maestro es la calidad de vivir y pensar en el lugar del niño. El maestro tiene que pasar sobre la línea en su imaginación y tomar el lugar de un niño. De ver las cosas con la mente y entendimiento de un niño… El maestro tiene que ser un investigador con simpatía con el niño.

El conocimiento de la pedagogía.

El enseñar es un arte, lo cual tiene que ser aprendido como cualquier otro arte… Casi todos hemos conocido expertos renombrados en su campo de estudio pero quienes fueron maestros indiferentes. No es que supieron demasiado sobre sus áreas, sino que no han dominado su presentación a otros. La hora de la clase es la gran oportunidad para el maestro. Su éxito como un maestro es medido mientras que se para a enseñar. Aquí tiene éxito o fracasa… El maestro de religión debe preguntarse, “¿qué es lo que necesito dominar para tener éxito en enseñar? ¿Sé cómo presentar esta materia para que mis estudiantes se vayan a entenderla? ¿Entiendo y sé la técnica cuando me paro a hablar? ¿Yo sé buenos principios de enseñar?…”

El maestro como estudiante.

Éxito para el maestro de religión exige que el maestro tenga que ser un estudiante. Tiene que ser constantemente creciendo en conocimiento y en el poder de enseñar. El famoso Dr. Arnold… dijo que prefería que sus estudiantes “toman de un arroyo corriendo que de un charco estancado.” Entonces esto debe ser la norma para el maestro: Una amplia preparación general, constantemente leyendo y estudiando en el área de religión y el enseñar religión, y preparación intensiva para cada clase….

Ve también

Marcas de la Salvación

La Personalidad de Dios

Aprendiendo Moralmente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Ve otros de nuestros sermones

cp50 Narcisismo contra el amor

Narcisismo es un enfoque no saludable sobre la vida de uno mismo. Esta actitud es altamente en contra de lo que la Biblia nos presenta de Dios, de Jesús, de lo que debemos nosotros de ser. En el carácter de Jesús nuestro patrón espiritual, vemos que es completamente Dios, pero es humilde, y se preocupa para otros. Identificando el Narcisismo. El Amor Bíblico, el Opuesto del Narcisismo. Remedio Divino para el Narcisismo.

Léa el Folleto: cp50 Narcisismo
Escucha el sermón en audio:  cp50 Narcisismo