fam10 El Avaro que Hurta

En este folleto Avaro que hurta explico qué es la avaricia y codicia, por qué y cómo es directamente opuesto a nuestra salvación. La avarica es un grave pecado en los ojos de Dios. Exploramos ¿qué es?, ¿Qué debe ser nuestra actitud?, ¿Qué debemos hacer para defendernos de este vicio? y soluciones para la avaricia. Es muy importante que entendemos que debemos ser contentos, trabajando bien para sostenernos, pero no queriendo más allá de nuestro poder de adquerer, y más que Dios nos da.

 

Definición de la Avaricia – Es alguien que desea o presume que es su derecho de tener más de lo que merece o de lo debido, especialmente hablando de lo material. Contrario a los principios de proporción y de vivir conciente de los demás.
(Efesios 4:28 no hurte más, sino trabaje… para que tenga qué compartir con el que padece necesidad)




¿Qué debe ser nuestra actitud?

Jesús lo dijo bien, “el que no toma su cruz y sigue en pos de mí, no es digno de mí” (Mateo 10:38). Dios nos presenta la salvación en una forma que tenemos que estar dispuestos de entregar todo en nuestras vidas por ella. O sea, lo que sea que necesitamos de entregar, debemos hacerlo si Dios nos pide de hacerlo. Una cruz es algo difícil y desagradable, doloroso y extremo, y esto tenemos que aceptar para ser dignos de la salvación eterna. Jesús alumbró esto con la parábola del sembrador.

Las riquezas son un testimonio en contra de nosotros. ¿En qué forma? Porque Dios te las dio para que las uses en la obra de Dios, esto es en alcanzar al mundo con el evangelio, en formar iglesias locales, y en ayudar a los hermanos necesitados. ¿Estas cosas ya no necesitan dinero? Claro que sí. Pero tú andas con tu prestación de Dios (tus riquezas), y Dios está esperando para que inviertas en lo que Él quiere. Andas en lujos y deleites, mientras lo demás se hace grave.




Soluciones para la Avaricia

Proverbios 30:7-9  Dos cosas te he demandado; No me las niegues antes que muera: Vanidad y palabra mentirosa aparta de mí; No me des pobreza ni riquezas; Manténme del pan necesario; No sea que me sacie, y te niegue, y diga: ¿Quién es Jehová? O que siendo pobre, hurte, Y blasfeme el nombre de mi Dios.

Nuestra actitud debe ser una de no buscar la pobreza ni la riqueza. Debemos estar contentos y satisfechos con la vida.

Lucas 12:15 Mirad y guardaos de toda avaricia; porque la vida del hombre no consiste en la abundancia de los bienes que posee.




AUDIO: El Avaro que Hurta

https://www.davidcoxsermones.com/Files/2018/08/2018_03_11_12_00_avaro_que_roba.mp3?_=1

Folleto PDF: El Avaro que Hurta

Véase también: fin02 Cómo encontrar Contentamiento
Véase también: ig47 El cristiano y su dinero