Controlando la Ira y el Enojo

Controlando la Ira y el Enojo se trata de cómo controlar tu ira y tu enojo según la Biblia. (1) ¿Cómo ves lo malo en tu vida? (2) ¿Qué es la ira y el enojo? (3) El enojo que no es pecado. (4) La contaminación espiritual del iracundo. (5) ¿Cómo se vence el enojo?

Controlando la Ira y el Enojo.
Por David Cox
Gaceta de Estudios Bíblicos

Resumen: Este artículo se trata de cómo controlar tu ira y tu enojo según la Biblia. (1) ¿Cómo ves lo malo en tu vida? (2) ¿Qué es la ira y el enojo? (3) El enojo que no es pecado. (4) La contaminación espiritual del iracundo. (5) ¿Cómo se vence el enojo?

Este estudio viene del libro “Controlando tu Ira” por Pastor David Cox © 2010.

Descargar el la portada: Cox-El Cristiano y Su Ira v1 pasta
Descargar el texto: Cox-El Cristiano y Su Ira v1




Este artículo está adentro de la Gaceta de Estudios Bíblicos 2010-Enero
Descargar el la portada: 2010-01 GEB pasta byn (clickbook)
Descargar el texto: 2010-01 GEB (clickbook)

Ef. 4:26 Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo,

”deja la ira, y desecha el enojo” (Sal. 37:8; Ef. 4:31; Col. 3:8).

La ira y el enojo muy fácilmente pueden llegar a ser pecado adentro del cristiano, pero la Biblia no clasifica la ira como siempre un pecado. El enojo es una emoción dada por Dios, porque es una reacción cuando alguien se infringe en nuestro concepto de la justicia, y a veces el enojo es usado por Dios para conmovernos a acción e intensidad de actividad y emociones para buenos consecuencias. Llega a ser pecado cuando la injusticia es personalmente en contra de nosotros, y tomamos pasos de vengarnos. La persona quien no se puede enojarse en contra de la injusticia es una persona quien no ama correctamente ni a Dios, ni lo que Dios nos manda de amar (la justicia). El enojo (malo), coraje, y amargura son normalmente muestras que una persona no puede desenfocarse de su propia vida, y demuestra una persona egoísta.




¿Cómo ves lo malo en tu vida?

Rom. 8:28 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

El enojo tiene mucho de ver con la vista de uno mismo hacia Dios y lo que Dios hace o permite pasar en nuestras vidas (especialmente cuando cosas malas pasan en nuestras vidas). Si tú puedes decir y creer que todo lo malo que pasa en tu vida es realmente la voluntad de Dios para tu beneficio espiritual, que crees que Dios lo permite para ayudarte a crecer espiritualmente, entonces controlas tu ira y enojo sin problema. Tu actitud hacia agresión, hacia daños en tu contra, y igualmente contratiempos y mala fortuna demuestra tu creencia en que Dios te busca tu bien aunque las cosas no salen muy agradables en tu vida. Un hijo de Dios maduro es una persona quien control con calma y reserva su enojo, y hasta que busca y encuentra lo bueno en todo lo malo que le pasa.




¿Qué es la ira y el enojo?

Ef. 4:31 Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. Col. 3:8 Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca.

La Biblia agrupa estos pecados con otros similares, o de la misma base de emociones y pasiones mal empleadas. Son explosiones de la carne en que uno reacciona fuertemente en contra de eventos, situaciones, personas, o cualquier cosa que uno no le gusto, o que percibe que se va en su contra. Son reacciones en contra de algo, en que se expresa fuertemente tu desagrado con la cosa. Observamos que nada de estas cosas producen algo bueno, sino se intensifica algo ya mal.

Sal. 37:8 Deja la ira, y desecha el enojo; No te excites en manera alguna a hacer lo malo. La ira es una emoción de disgusto, que frecuentemente es una introducción a planes de venganza o castigo a alguien que le causó el disgusto. A la verdad, no tiene que ser una injuria actual, sino nada más percibido. En este caso, el pecado que debemos alejarnos de nosotros es el enojo que es un precursor a malas acciones.

Gál 5:20 idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, Col 3:6 cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, 7 en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas. 8 Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca. La ira y el enojo son identificados con el mal carácter pecaminoso de los inconversos, y que no tiene lugar ni parte de los hijos de Dios. Berrinches, el “no hablar”, el contestar, o atacar en venganza son todas manifestaciones de una persona inmadura y necia. El fruto del Espíritu Santo es templanza, control sobre uno mismo, y el portarse cordialmente y con cortesía.




El enojo que no es pecado.

Ef. 4:25 Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros. 26 Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, 27 ni deis lugar al diablo. Dios permite que nosotros nos enojamos, pero mientras que no dejamos este enojo seguir en aumento o en consecuencias hasta que llega a causarnos a pecar. El enojo bíblico es cuando vemos injusticia, y nos molesta porque es pecado en contra de la santidad de Dios. Injusticia es el opuesto de pecado. Pecado es lo que no debemos hacer, y la justicia es lo que debemos hacer. Por ejemplo en Éxo. 32:19 “ardió la ira de Moisés” cuando vio la idolatría de Israel. Neh. 5:6-7 dice que Nehemías se enojó y reprendió a los nobles por lo que hacían mal. La idea bíblica de enojarse sin pecar es de que el enojo es una pasión que uno usa para corregir lo malo, de resolverla en una forma bíblica, y no de traer más maldad o pecado.

Es una cosa de dejar una situación enojarnos para que trabajemos más duro, o para que tomemos acción cuando normalmente no lo haríamos, pero otra cosa cuando usamos el enojo de tropezarnos a acciones, actitudes, o palabras indebidas. Romanos 12:21 No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal.” O sea, la respuesta bíblica a alguien que te estorba la vida, o quien que te hace mal en la vida es de regresarle bien aunque te ha hecho mal.




La contaminación espiritual del iracundo.

Pablo requiere en Tito 1:7 que un obispo no sea “iracundo”, o sea, fácilmente que se enoja. No es que nunca se enoja, sino que no es fácil de enojarse. Agustín dijo, “¿Es demérito de abstenerse de vino si uno es intoxicado con el enojo?” O sea, es el mismo tipo de droga en que el enojo malo causa desenfrenos emociones como el vino.

Prov. 29:22 El hombre iracundo levanta contiendas, Y el furioso muchas veces peca.

30:33 Ciertamente el que bate la leche sacará mantequilla, Y el que recio se suena las narices sacará sangre; Y el que provoca la ira causará contienda.

19:19 El de grande ira llevará la pena; Y si usa de violencias, añadirá nuevos males.

22:24 No te entremetas con el iracundo, Ni te acompañes con el hombre de enojos, 25 No sea que aprendas sus maneras, Y tomes lazo para tu alma.

Aunque la Biblia permite la emoción de enojo si la persona no deja que lega a ser pecado, el enojo en general obra en contra del espíritu de Cristo en el hijo de Dios. Enojo, coraje, y amargura son impedimentos al amor bíblico, y de fallar en vencer este pecado es de entristecer al Espíritu Santo, mal afectar nuestro testimonio, y de estorbar la armonía en nuestras vidas, nuestras familias, y en el cuerpo de Cristo. De vencer esta debilidad espiritual, es de vencer tu propia voluntad, poniendo a un lado tus deseos, y buscar ser maduro. Es el orgullo que nos causa el enojo. Tomas todo a pecho, y en lugar de ver el pecado en contra ti como cosa que Dios permite, y que Dios va a juzgarlo y castigar al malo en la cosa, tomas las cosas en tus propias manos de hacer maldad a otro por lo que te han hecho. Si no hay persona especifica con que enojarse, es peor porque te enojas con Dios quien deja una enfermedad o mala fortuna pasar en tu vida.




¿Cómo se vence el enojo?

Hércules, según la leyenda, se encontró una vez con un animal muy raro. Estaba siguiéndole entonces Hércules dio la vuelta y le atacó, y le mató. Hércules se fue a su camino, y en seguida el animal apareció atrás de él de nuevo y más grande. Hércules le mató de nuevo. Esto sucedió varias veces y cada vez el animal era más grande, mayor amenaza a su vida, y más difícil de matar. Finalmente un ángel apareció a Hércules y le dijo, “El monstruo es Contención. Cada vez que le agitas, cada vez crece más fuerte y te matará eventualmente. Déjalo en paz, y va a achicar hasta que no te molestará nada, solamente no te contiendes con él.” El enojo puede ser manejado mal en una de dos maneras, porque explotamos o porque nos cerramos totalmente.

Parte de lo que enciende la ira y enojo en nosotros es la idea que merecemos algo más que recibimos, y por el trato injusto de otros a nosotros mismos, nos enojamos. “La vida no es justa para mí” es la llave que abre la puerta y deja la ira y el enojo entrar en nuestras vidas.

Lucas 6:27 Pero a vosotros los que oís, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen; 28 bendecid a los que os maldicen, y orad por los que os calumnian. 29 Al que te hiera en una mejilla, preséntale también la otra; y al que te quite la capa, ni aun la túnica le niegues. 30 A cualquiera que te pida, dale; y al que tome lo que es tuyo, no pidas que te lo devuelva. 31 Y como queréis que hagan los hombres con vosotros, así también haced vosotros con ellos. 32 Porque si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis? Porque también los pecadores aman a los que los aman. 33 Y si hacéis bien a los que os hacen bien, ¿qué mérito tenéis? Porque también los pecadores hacen lo mismo. 34 Y si prestáis a aquellos de quienes esperáis recibir, ¿qué mérito tenéis? Porque también los pecadores prestan a los pecadores, para recibir otro tanto. 35 Amad, pues, a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad, no esperando de ello nada; y será vuestro galardón grande, y seréis hijos del Altísimo; porque él es benigno para con los ingratos y malos. 36 Sed, pues, misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso.

Dios nos da el motivo y medio de vivir en un nivel arriba de y afuera de las cosas mundanas. Cuando te enojas, es comúnmente porque alguien te afectó materialmente o físicamente. Pero si somos ciudadanos del cielo, ¿Por qué esto debe afectarnos? En ninguna forma. Demostramos nuestro desvinculo con este mundo, y nuestra membresía con el mundo celestial por dejarlo pasar sin emoción o reacción. Demostramos amor divino hacia a los que nos demuestran odio, aborrecimiento, y malos deseos. Así es como “seréis hijos del Altísimo” (Lucas 6:35). La perdida de lo material sin estorbo emocional en el hijo de Dios es lo que marca que la persona es hijo de Dios. 1Ti 6:8 Así que, teniendo sustento y abrigo, estemos contentos con esto.

Stg 1:19 Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír, tardo para hablar, tardo para airarse; El cristiano simplemente no debe ser dado a “airarse” o ventilar sus enojos, corajes, o molestias. Deja que se mueren sin comentario, sin expresión de disgusto, y para nada, no tratas de vengarte por algo que otro te hizo mal. Recuerda, cuando dos hijos pelean delante de Dios, Dios castiga a los dos por pelear, ni modo la razón, o quien supuestamente “tiene la razón.”




Prov. 16:32 Mejor es el que tarda en airarse que el fuerte; Y el que se enseñorea de su espíritu, que el que toma una ciudad. De dominar a tu espíritu es mucho más importante de cualquier cosa que perdiste materialmente o cualquier dolor que sufriste físicamente. Dios deja estas situaciones entrar en tu vida para que venzas tu espíritu carnal. Prov. 19:11 La cordura del hombre detiene su furor, Y su honra es pasar por alto la ofensa. Prov. 15:1 La blanda respuesta quita la ira; Mas la palabra áspera hace subir el furor.

Cordura o sabia reservación es lo que detiene furor. Sal. 37:8 Deja la ira, y desecha el enojo; No te excites en manera alguna a hacer lo malo. La ira causa malas acciones. Prov. 15:1 La blanda respuesta quita la ira; Mas la palabra áspera hace subir el furor. Agresión contra agresión causa mucha maldad. Regresa palabra suave e inofensiva a las agresiones que otros te echan. Sal. 34:14 Apártate del mal, y haz el bien; Busca la paz, y síguela. Prov. 15:1 La blanda respuesta quita la ira; Mas la palabra áspera hace subir el furor.




El cristiano debe concentrar su vida en paz, no contención. Sal. 37:3 Confía en Jehová, y haz el bien; Y habitarás en la tierra, y te apacentarás de la verdad. Sal 37:27 Apártate del mal, y haz el bien, Y vivirás para siempre. Sal 125:4 Haz bien, oh Jehová, a los buenos, Y a los que son rectos en su corazón. Ecl. 3:12 Yo he conocido que no hay para ellos cosa mejor que alegrarse, y hacer bien en su vida; Rom. 12:19 No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor. 20 Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza. 21 No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal. Spurgeon dijo, “No digas que ‘No puedo evitar el enojo.’ Amigo, si puedes evitarlo. Ora a Dios que te ayude a vencerlo inmediatamente, porque tienes que matarlo, o ello te matará. No puedes llevar este temperamento al cielo.”

Un señor Geog Greenleaf dijo, “Se mide a un hombre por el tamaño de cosas que le causa enojar.” Gál. 6:9 No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos. 10 Así que, según tengamos oportunidad, hagamos bien a todos, y mayormente a los de la familia de la fe. Ef 2:10 Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas. He 13:16 Y de hacer bien y de la ayuda mutua no os olvidéis; porque de tales sacrificios se agrada Dios.




Más de esta Categoría

Folletos por Pastor David Cox

Folletos: doct14 | doct10 | doct28 | cp45 | cp44 | cp34 | cp32 | doct13 | death

One thought on “Controlando la Ira y el Enojo

  1. Hola buenas noches quiero con tar mi historia por que esta enseñanza describio y me dio luz con lo que me paso antenoche que mi esposa me conto que los aretes de diamante que mi mama le regalo a nuestra bebita se los quiti para ponerle unos que regalo mi papa y los guardo en casa de mis suegros con mi suegra en un lugar poco seguro y los niños cogieron la cajita donde estaban y se envolato uno y me enoje porque ya le habia dicho que esas cosas se guardan en cajas fuerte porque si no es facil que cualquiera los coja, y luego de enojarme me aire y empece a regañarla a cuestionarla y juzgarla por haber echo luego empece a gritar luego a golpear objetos y luego a decirle palabras que no debi y terminamos enojados, alotro dia intente calmarme pero en lanoche que me dijo que solo habia aparecido un arete me volvi a enojar mucho pero me contuve porque me sentia mal de haberla tratado mal pero estaba que lo volvia a hacer por que “como fue tan descuidada” cuando yo tambien he cometido errores aun mas costosos de lo que cuestan los aretico de diamante, hoy caminando hacia el almuerzo sin darme cuenta me enoje con ella por todas las malas desiciones que he tomado por hacer caso de sus consejos porque donde vivimos ella lo escogio por bonito pero queda a las afueras de la ciudad alejada de nuestras familias y de donde frecuentamos y nos sale caro y demorado el desplazarnos y ademas me puse un poco a manotear por que casi me hace caer del andenal lado de lor carros con la bebita porque le teme a las lagartijas que hay alotro lado en el pasto que crece y ella tambien se empezo a enojar y quedamos peleados por eso, luego me fui al trabajo al otro lado de la ciudad leyendo la enseñanza del ministerio de David Cox sobre controlando la ira y el enojo y me quede dormido al llegar y me enoje con el conductor y le hable fuerte porque no volvio a abrir las puertas y continue discutiendo fuerte con el misntras avanzaba y me do cuenta que muy posible tenia problemas de oido con todo esto pude vizualizar el cuadro que se armo de ira por no controlar el enojo debidamente muchas bendiciones y oren porfavor para que con la ayuda del seÑor Jesucristo supere este problema por completo ademas somos matrimonio reciente y tenemos 23 aÑos ella y 25 yo Gracias por leer por comentar bendiciones a su ministerio grandemente

Comments are closed.


Ve otros de nuestros sermones


Soy Pastor David Cox el Webmaster de este sitio.
Soy un independiente misionero bautista trabajando en la Ciudad de México desde 1984. Muchas iglesias rechazan a un fundamentalista porque no aceptamos muchas falsas doctrinas como tantas iglesias modernas. Creemos en la Biblia y predico y enseño de ella. He escrito más que 400 folletos y más que 60 libros. Todo es gratis. Por favor, ayúdanos a traer este material al mundo hispano para nuestro Señor.

Si te gusta lo que ves en este sitio, ¿No me ayuda con una pequeña donación? Mis sitios me cuestan como $10 dólares EEUU/mes. Por favor, dona algo hoy para ayudarnos a alcanzar al mundo para Cristo!
----->>>¡Dona algo hoy! <<<----- Nota: Cuando donas en PayPal, es la moneda de tu país. Luego, cuando PayPal me deposita la donación en mi cuenta, PayPal convierte la cantidad a dólares de los EEUU. Si no tienes una cuenta en PayPal, busca la opción de donar usando una tarjeta de tu Banco o tarjeta de Crédito.