Author:
• Domingo, abril 25th, 2010
This entry is part 9 of 11 in the series Devociones

Matt 27:61 Y estaban allí María Magdalena, y la otra María, sentadas delante del sepulcro.

¡Qué extraño y ilógico es el luto! Ni aprende ni sabe ni desea de saber. Cuando las hermanas se sentaron en luto al pie de la puerta del sepulcro de Dios, ¿vieron realmente lo que había pasado adentro? ¿Entendieron lo que había pasado? Solamente estaban tristes porque “Nuestro Cristo ha ido”.

Tu Cristo y mi Cristo vino de su pérdida. Muchos corazones en luto han tenido la resurrección en la mitad de luto, y todavía los parientes y amigos se quedan tristes viendo la semilla de este muerte, y no vieron más allá. Que ellos percibieron como el fin de la vida era la mera preparación para la coronación. Porque Cristo era silento para que viva de nuevo con poder diez veces más fuerte.

Pero ellas no lo vieron. Quedaron en luto, lloraron, y se fueron, y vinieron de nuevo, manejadas por su corazón al sepulcro. Pero el sepulcro era quieto, sin profecia, sin voz, sin brillo.

Así es con nosotros. Cada hombre que se siente enfrente del sepulcro en su huerto, en el principio dice, ‘Esta situación es sin remedio. No veo beneficio en ella. Tomaré nada para consuelo.’ Pero adentro de lo más profundo de nuestros desastres peores de la vida está Cristo quedándose acostado, esperando para la resurrección.

Donde nuestra muerte parece, allí está nuestro Salvador. Donde está el fin de la esperanza, allí es el principio más brillante de bendición. Cuando la oscuridad y tinieblas son su más negro, la luz brillante es al punto de salirse. Cuando contemplas bien el asunto, un huerto no está contaminada por un sepulcro. Nuestros gozos son hechos mejores si hay luto en medio de ellos. Nuestros lutos son hechos billantes por los gozos que Dios ha plantado alrededor de ellos. Las flores tal vez no son agradables para nosotros, tal vez no son los tipos que nos agradan, pero son flores del corazón, amor, esperanza, fe, gozo, paz — Estoes son las flores las cuales son plantadas alrededor del sepulcro que es ubicado en el corazón de un cristiano.

Fue por una senda triste,
que Cristo entró su descanso
y ¿buscaré para las rosas allí,
o pensaré que la tierra es bendita?
Brotan las lilas del cielo,
desde la tristeza brotan.
Quien a penas lleva su cruz aquí
Allá llevará la púrpura de reyes.

Cowman – Streams in the Desert April 25

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter
Series Navigationpreviopróximo
Category: Devociones
You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site. ! 48 Total Views
Leave a Reply

XHTML: You can use these tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

*