Archive for the Category ◊ Devociones ◊

Author:
• Lunes, abril 26th, 2010
This entry is part 10 of 11 in the series Devociones

Phil 3:8 Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo,
De brillar siempre cuesta. La luz viene solamente al costo de esto que la produce. Una vela sin flama no brilla nada. Para brilla, algo o alguien tiene que pagar. No podemos ser de gran uso para otros sin que nos cuesta a nosotros mismos. Quemarse sugiere el sufrimiento. Retraemos del dolor.

Pensamos que estamos haciendo lo mejor bien en el mundo cuando estamos fuertes, bien dispuestos para el servicio activo, y cuando el corazón y las manos son llenos de amable servicio.

Cuando Dios no nos usa, y solamente sufrimos; cuando estamos enfermos, cuando estamos consumidos de dolor, cuando todos nuestras actividades han paradas, sentimos que no somos de uso, que no podemos hacer nada.

Pero si somos patientes y sumisivos, es casi una certeza que vamos a ser mayor bendición al mundo en nuestro tiempo de sufrimiento y dolor que cuando fuimos en los días que pensamos que estabamos trabajando más. Quemando ahora, y brillando porque estamos quemándonos. (Pensamientos de la Tarde).

‘La gloria de mañana echa raíz en lo aborrido de hoy.’

Muchos quieren la gloria sin la cruz, el brillar si el quemarse, pero el crufixión viene antes de la gloria.

¿Has oído de la vida de la savila
allá en la clima asoleada?
Por crecimiento humilde de cientos de años
llega a su tiempo de retoñar
Y su retoño sale a su corona
rinde mil flores
Pero esta reina de flores
es el orgullo de las flores tropicales
pero la planta se sacrifica en sus flores
porque una vez que retoña, muere

¿Has oído de la vida de la savila
allá en la clima asoleada?
Que cada una de sus miles flores
se caen con su tiempo
una planta infante para echar raíces
en el lugar donde se cae
y en la muerte de la flor, se fijan
y los hijos crecen a su alrededor
por morir dió mil en replicación
de jóvenes que salen de su muerte

¿Has oído de este relato, lo mejor de todos
La historia Santa y verdadera
Muere, pero Su vida vive aun
en multitudes sin fin en un mundo nuevo
Su semilla prevalece, y llena la tierra
Como las estrellas en el cielo arriba
Nos enseñó de sacrifica el amor de la vida
para entregarnos a la vida del amor
Su muerte es nuestra vida, su pérdida es nuestra ganancia
Gozo por la lágrima, paz para el dolor.

Cowman – Streams in the Desert Abril 26

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter
Category: Devociones  | Leave a Comment
Author:
• Domingo, abril 25th, 2010
This entry is part 9 of 11 in the series Devociones

Matt 27:61 Y estaban allí María Magdalena, y la otra María, sentadas delante del sepulcro.

¡Qué extraño y ilógico es el luto! Ni aprende ni sabe ni desea de saber. Cuando las hermanas se sentaron en luto al pie de la puerta del sepulcro de Dios, ¿vieron realmente lo que había pasado adentro? ¿Entendieron lo que había pasado? Solamente estaban tristes porque “Nuestro Cristo ha ido”.

Tu Cristo y mi Cristo vino de su pérdida. Muchos corazones en luto han tenido la resurrección en la mitad de luto, y todavía los parientes y amigos se quedan tristes viendo la semilla de este muerte, y no vieron más allá. Que ellos percibieron como el fin de la vida era la mera preparación para la coronación. Porque Cristo era silento para que viva de nuevo con poder diez veces más fuerte.

Pero ellas no lo vieron. Quedaron en luto, lloraron, y se fueron, y vinieron de nuevo, manejadas por su corazón al sepulcro. Pero el sepulcro era quieto, sin profecia, sin voz, sin brillo.

Así es con nosotros. Cada hombre que se siente enfrente del sepulcro en su huerto, en el principio dice, ‘Esta situación es sin remedio. No veo beneficio en ella. Tomaré nada para consuelo.’ Pero adentro de lo más profundo de nuestros desastres peores de la vida está Cristo quedándose acostado, esperando para la resurrección.

Donde nuestra muerte parece, allí está nuestro Salvador. Donde está el fin de la esperanza, allí es el principio más brillante de bendición. Cuando la oscuridad y tinieblas son su más negro, la luz brillante es al punto de salirse. Cuando contemplas bien el asunto, un huerto no está contaminada por un sepulcro. Nuestros gozos son hechos mejores si hay luto en medio de ellos. Nuestros lutos son hechos billantes por los gozos que Dios ha plantado alrededor de ellos. Las flores tal vez no son agradables para nosotros, tal vez no son los tipos que nos agradan, pero son flores del corazón, amor, esperanza, fe, gozo, paz — Estoes son las flores las cuales son plantadas alrededor del sepulcro que es ubicado en el corazón de un cristiano.

Fue por una senda triste,
que Cristo entró su descanso
y ¿buscaré para las rosas allí,
o pensaré que la tierra es bendita?
Brotan las lilas del cielo,
desde la tristeza brotan.
Quien a penas lleva su cruz aquí
Allá llevará la púrpura de reyes.

Cowman – Streams in the Desert April 25

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter
Category: Devociones  | Leave a Comment
Author:
• Viernes, abril 23rd, 2010
This entry is part 8 of 11 in the series Devociones

“Es, pues, la fe… la convicción de lo que no se ve” Hebreos 11:1

La fe verdadera es como el dejar una carta en el buzón en la oficina de correos, pero no es fe sin dejarla suelta. La desconfianza es de siempre retener la carta por una esquina, y luego acusar a Dios porque nunca te responde. Yo tengo cartas en mi escritorio que han quedado por semanas sin enviarlas porque tengo dudas de la dirección o de algo que iba a escribr adentro, y quedan sino ser enviadas. No me han ayudado, ni a nadie. Nunca van a cumplir su propósito hasta que suelto las cartas en el buzón.

Este es lo mismo con la fe. Le entrega el caso a Dios, y luego Él trabaja. En Salmo 37:5 dice, “Encomienda a Jehová tu camino, y confía en él; y él hará.” Dios nunca trabajará hasta que le encomendamos el asunto. Fe es de recibir, o mejor, de tomar los dones divinos que nos ofrece. Podemos creer, venir, confiar, y descansar; pero no podemos disfrutar de nuestra bendición hasta que recibimos y llegamos a una actitud de comprometernos y tomar.  (Días del Cielo en la Tierra).

Dr. Payson, cuando era un joven, le aconsejó lo siguiente a su anciana madre, quien tuvo la carga de intensa ansiedad por la condición de su hijo: ‘¿Por qué te molestas tan sobre él? Después de que habías orado por él, como ya has hecho, y luego le habías entregado a Dios, ¿No es correcto de dejar de preocuparte por él? El mandamiento de Pablo en Fili. 4:6, Por nada estéis afanosos, es eterno; y también Pedro en 1 Pedro 5:7 echando toda vuestra ansiedad sobre él. Si echamos nuestras cargas y penas sobre Él, ¿Se pueden continuar a cargar a nosotros? Si las llevamos al trono de Gracia, es muy evidente si las dejamos allí, o regresamos con ellos. Con respeto a mí mismo, he hecho esto una prueba para mis oraciones, si confío en Dios orando en fe para cualquier cosa, puedo salir de allí y no tener la carga más, mi corazón no debe ser triste ni ansioso, pero si llevo mi carga al Señor, y regreso con la misma, entonces no tuve fe en el asunto.’

Cowman – Streams in the Desert April 24.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter
Category: Devociones  | Leave a Comment
Author:
• Jueves, abril 22nd, 2010
This entry is part 7 of 11 in the series Devociones

Heb 11:8 Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba.

“Adónde se fue, no lo supo. Fue suficiente para Abraham de saber que se fue con Dios. No confió tanto en las promesas que en el Quien que prometió. No vio los problemas de su camino, sino en el Rey, eterno, inmortal, invisible, y solo sabio Dios, quien le marcó su curso, y sin duda se manifestará sabio en sus mandamientos. ¡Qué fe tan gloriosa! Le dio su misión, y le presentó a Abraham las posibilidades. Abraham se fue contento de zarpar con ordenes sellados, porque tuvo fuerte confianza en la sabiduría del Señor, el ‘Admirante Altísimo’. Tuvo voluntad para levantarse, dejar todo, y seguir a Cristo, porque tuvo la convicción de que lo mejor que se puede ofrecer esta tierra no puede comparar con lo mínimo en el cielo.” (adaptado de F.B. Meyer).

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter
Category: Devociones  | Leave a Comment
Author:
• Jueves, abril 22nd, 2010
This entry is part 6 of 11 in the series Devociones

La oración es absolutamente necesaria para la salvación. “Oración” es tan simple como “hablando con Dios,” pero la comunión entre el hombre y Dios es esencial. Sin esta comunicación, no puedes realmente desarrollar una relación con Dios. La salvación gira alrededor de la fe, tu fe, tu fe en Jesucristo. El concepto de “fe” es lo mismo de tener confianza en una persona o algo, que es confiable para hacer lo que supuestamente está prometiéndose de hacer. Esta confianza “se edifica”, y no viene necesariamente de la nada. Entonces nuestra relación con Dios se edifica por medio de la oración. Vamos a decirlo así, ¿Por qué debes confiar en Dios? ¿En qué cosas tú le has pedido por algo y Dios ha respondido claramente? Puede ser que respondió con un “No”, o un “Espera hasta luego”, o con un “Sí”. Pero todo esto viene por medio de la conversación que uno tiene con Dios (la oración).

Rom. 8:15-16 Pues no habéis recibido el espíritu de esclavitud para estar otra vez en temor, sino que habéis recibido el espíritu de adopción, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre! Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.

Cuando entendemos nuestra relación con Dios. A fuerzas tenemos que hablar con Dios constantemente.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter
Category: Devociones  | Leave a Comment
Author:
• Miércoles, abril 21st, 2010
This entry is part 5 of 11 in the series Devociones

Mat 5:3 Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

Resumen: Esta devocional trata de explicar en qué consiste la bendición “el pobre en espíritu”. Se trata de que la salvación no es un lugar solamente, sino que es un lugar donde vive Dios con los redimidos, una comunidad ordenada alrededor del carácter moral de Dios. more…

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter
Category: Devociones  | Leave a Comment
Author:
• Martes, abril 20th, 2010
This entry is part 5 of 11 in the series Devociones

Mat 5:3 Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

Contenido

more…

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter
Author:
• Domingo, abril 18th, 2010
This entry is part 3 of 11 in the series Devociones

Resumen: Esta devocional se trata de sobre la oración. Se define la dificultad en orar. Relaciona la oración con la fe.

more…

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter
Category: Devociones  | Tags: ,  | Leave a Comment
Author:
• Sábado, abril 17th, 2010
This entry is part 2 of 11 in the series Devociones

Mat 11:28 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.

Hay un mundo de maldad con el cual tenemos que contender. Primero, peleamos por la salvación, buscando el camino que nos da la salvación de nuestras almas. Pero actualmente, el secreto queda en el descansar en Dios (la fe), que es una confianza profunda e intensa en Dios, que Dios nos ama, y que Dios  hará lo necesario para salvarnos. Luego peleamos con nuestras vidas, las cargas, las penas, y los pesares que siempre nos fastidian hasta que no podemos estar quietos y tranquilos para nada. La salvación que Dios nos da es un descanso (un remedio o un alivio) de todo esto.  La humanidad tiene el concepto de descanso en todos los conceptos serios del placer. El cielo en el concepto popular es un lugar sin pesares, de placer, y es un descanso del trabajo y los problemas.

Descanso bajo la sombra del Todopoderoso.
Mis penas desaparecen, y mis problemas terminan
Tú, O Señor, eres en quien mi alma descansa
Me guardarás quieto en perfecta paz.
—- Charles Wesley

Pero ¿Qué es este descanso espiritual que Dios nos promete?

La fundación del descanso espiritual se edifica sobre el conocimiento de Dios. Delante de lo profundo, hay calma. Somos quietos cuando vemos el cielo con sus estrellas, o la profundidad del inmenso mar, o la nobleza de una gran montaña. La mera idea de Dios nos calma nuestras almas, y nos hace quietos. La existencia de un Ser tan grande y más (de todo) que somos es lo que nos causa pararnos, reflexionar, y meditar. Son las agitaciones pequeñas que nos estorban. Mientras otros edifican sus vidas sobre cosas que no son, cosas temporales y sin valor, nosotros edificamos nuestras vidas sobre Dios. Ellos sobre la arena movediza, y nosotros sobre la pena. Mientras el hombre carnal busca firmeza en algo donde no hay firmeza para tener, su vida es llena de actividades y acciones. Nunca pueden terminar de librarse de la arena movediza, pero a la vez, por tanta acción y movimiento, más se inundan. Parecen que tienen algo de valor, pero a la verdad se van muriendo en su propia “felicidad”.

Sal 46:10 Estad quietos, y conoced que yo soy Dios; Seré exaltado entre las naciones; enaltecido seré en la tierra.

El cristiano es una persona que ha captado la idea de Dios, y se para sobre ello. Esta idea le llena a su alma, y le da satisfacción. Alcanza a la parte del hombre donde desea, y mientras la voluntad desea siempre una cosa tras la otra, para nunca pararse en ninguna por mucho tiempo, si la persona desea a Dios, se para allí y nunca necesita moverse a otra cosa. Dios le llena su vida de tal forma que no necesita las demás cosas del mundo.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter
Category: Devociones  | Leave a Comment
Author:
• Viernes, abril 16th, 2010
This entry is part 1 of 11 in the series Devociones

La Biblia habla sobre que hay un reposo para el pueblo de Dios.

Heb 4:9 Por tanto, queda un reposo para el pueblo de Dios.

Una parte muy grande de la salvación es su relación con las obras. Tenemos que obrar (esforzarnos) para no obrar (confiar en nuestras obras). O sea, la clave o el secreto de la salvación es que nuestros esfuerzos para ser salvos no cuentan ante Dios. Es el “no obrar”, y descansar en la obra de Jesús en la cruz que realmente nos salva. Este concepto es lo mismo en el Antiguo Testamento de guardar el día de reposo.

Un presidente de la Academia de Ciencias e Historia de Noruega declaró que desde 3600 a. C. ¡qué ha habido solamente 292 años de paz! Ha habido 14, 351 guerras, grandes y chicas, en las cuales 3.64 mil millones de personas han muerto. La destrucción de bienes es tanto para pagar por un cinturón de oro alrededor de la tierra 97.2 millas anchas, y 33 pies gruesos.

Mat. 11:28 Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar.

La salvación verdadera es un descanso. La conseguimos por medio de dejar de obrar, y en sí, es un descanso para nuestras almas. Todo el mundo trabaja y se esfuerza para lograr metas, para conseguir posesiones, y están constantemente vagando de placer a placer, nunca se satisfacen con nada en que fijan la vista, nunca quedándose con nada porque las promesas del mundo nunca satisfacen. Se fijan en algo, se esfuerzan en obtenerlo, y luego se cae la esperanza porque al tenerlo, nunca se llena el alma con el verdadero gozo que dura para siempre. Nunca encuentran algo con que quedarse satisfecho, en que no necesitan buscar más.

En 1555, Nicolás Ridley fue quemado en una estaca por su testimonio por Cristo. La noche antes que murió, su hermano le ofreció de venir a quedarse en la cárcel, en su celda, toda la noche con él. Nicolás dijo que no, porque planeó de acostarse temprano como siempre había hecho, y dormir bien. Porque tuvo la paz de Dios, encontró la fuerza de aguantar todo lo que enfrentaba en la vida.

Juan 7:37 En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. 38 El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.

Cuando encontramos la verdadera salvación, no hay más que necesitamos en la vida. Este tesoro nos satisface para la eternidad. Cuando abrazamos a Cristo, la ganancia o pérdida de otras cosas en esta vida no nos importa.

Share this:
Share this page via Email Share this page via Stumble Upon Share this page via Digg this Share this page via Facebook Share this page via Twitter
Category: Devociones  | Tags:  | Leave a Comment